Soy Miriam Jurado, estudie trabajo social en mi ciudad, Almería y como muchas otras personas que terminan de estudiar, decidí buscar salidas profesionales fuera.

Al poco tiempo, tuve la suerte de empezar a trabajar con personas con discapacidad intelectual y trastorno mental. Un mundo desconocido y nuevo para mí, lo que me creaba desconcierto ya que no tenía experiencia en este ámbito y dudaba de si sería capaz de ayudarlos/as. Desde el primer día de trabajo todos estos miedos desaparecieron y me sorprendí porque descubrí una forma de trabajar con las personas, muy diferente a la que había conocido en otros centros que había trabajado dedicados a otros ámbitos. Se trata de un modelo en el que deja atrás el modelo tradicional para dar paso a una relación basada en un trato de igual a igual, lo que deriva en una confianza entre la persona y el trabajador/a que hace que ambas partes se abran para poder compartir sus vidas. Quitando de esta forma la etiqueta de trabajador/a y usuario/a, porque en realidad somos compañeros/as.

Este modelo de Atención Centrada en la Persona nació en Inglaterra, actualmente está consolidado en otros países y en otras zonas de España. Cuando volví a Almería descubrí que no era muy conocida esta forma de trabajar en la ciudad y pensé ¿por qué no trasladarlo a Almería? para que las personas que residen aquí puedan disfrutar de un servicio basado en sus sueños.